07 de Mayo, 2018
Video pills /
Escrito por NCID
Video Pills: 

La rápida urbanización ha mostrado que la gente escapa del mundo rural en busca de una vida mejor. El Oxford Poverty & Human Development Initiative muestra que un tercio de la población mundial es pobre, pero este porcentaje se duplica en áreas rurales hasta un 71.4%. Casi tres de cada cuatro personas viviendo en pueblos o aldeas son pobres. ¿Qué factores influencian la gran diferencia de ingresos entre zonas urbanas y pobres? ¿Por qué no huyen todos a la ciudad si se promete una vida mejor? ¿Es posible un equilibrio espacial de la población?

Martina Kirchberger pretende contestar a estas preguntas en su investigación In Search of a Spatial Equilibrium in the Developing World, la cual presentó el pasado 7 de mayo en la Universidad de Navarra. La investigadora expuso que dos cosas se le pasaron por la cabeza al adentrarse en este proyecto: “Primero que las ciudades son más caras, pero eso se iguala con precios más altos. Entonces pensé en la idea de que los mejores trabajadores, los más educados y productivos, puede que estén en las áreas urbanas, lo que explicaría la diferencia de ingresos. Sin embargo, esta teoría no se sostiene empíricamente”.

Entonces, ¿por qué no se mueven todos a la ciudad? Kirchberger explora tres factores para comprobar si son peores en las zonas urbanas, lo cual echaría para atrás el dejar el área rural a pesar de unos ingresos potenciales mayores: la oferta de bienes públicos, las tasas de crimen y la polución.

Los resultados muestran en todas las métricas que estas comodidades son iguales o mejor en zonas urbanas que en rurales, descartando esta opción. Hay una leve tasa de crimen superior en zonas urbanas, pero es insignificante. Además, hay una mayor oferta de bienes públicos en ciudades y la polución producida en las casas es mayor en zonas rurales. A esto se añade que otros factores complementarios como la salud, la calidad de las viviendas y el bienestar es mejor también en las zonas urbanizadas.

“Estos sugiere que la gran diferencia en ingresos entre las zonas urbanas y rurales no puede explicarse debido a una falta de comodidades en las ciudades”, dice Kirchberger. “Los resultados son importantes para entender los rápidos procesos de urbanización en países en vías de desarrollo”.