17 de Octubre, 2017
Noticias /
Escrito por NCID

El Dr. Arinze Nwokolo presentó el pasado lunes 16 the octubre su tesis Essays in Development Economics: On Civil Conflict in Nigeria en la Universidad de Navarra. Su estudio doctoral se centró en los costes económicos que causan los tres frentes de conflicto en Nigeria: los ataques al petróleo en el sur; la presencia del grupo terrorista Boko Haram en el norte y la de los nómadas Fulani en el cinturón medio del país. 

Prácticamente tres cuartas partes del PIB de Nigeria proviene de la industria petrolífera. Los ataques a las centrales en el sur presentan una seria amenaza económica a un país tan dependiente del oro negro. “Quería descubrir si las fluctuaciones internacionales en el precio del petróleo afectaban al conflicto civil en Nigeria”, dice Dr. Nwokolo. Su análisis muestra que un incremento del precio produce una escalada de conflicto provocado por los militantes que se sitúan en el Delta del Níger. “Hay más probabilidades de que ataquen a los civiles y al gobierno porque incrementan su beneficio”, añade. La principal conclusión del recién proclamado doctor es que Nigeria necesita urgentemente diversificar sus fuentes de ingresos. El Dr. Nwokolo asegura que es necesario no sólo por motivos económicos, algo muy justificado en la literatura contemporánea, sino también para frenar el ciclo de ataques violentos entre los militantes del Delta del Níger y el gobierno nigeriano. “Si la importancia del petróleo en la economía disminuye el gobierno no responderá de manera tan brutal a los ataques como hacen en la actualidad”, explica.

Si viajamos al norte de Nigeria encontramos el segundo foco de conflicto analizado por el Dr. Nwokolo. El secuestro de las niñas Chibok por parte del grupo terrorista Boko Haram captó la atención internacional en 2014, y desde entonces los ataques bomba han sido recurrentes. En su análisis, el doctor quiso analizar cómo esos ataques afectaban al nacimiento de bebés. “Encontramos que el peso del bebé se reduce en el primer trimestre en once gramos y cuatro gramos en el tercer trimestre”, asegura. “Esto muestra que las actividades de Boko Haram no sólo traen muerte, sino que también afectan la futura vida de los niños que están expuestos al grupo durante el embarazo de su madre”. Los efectos a largo plazo de la violencia del grupo terrorista aún no pueden estudiarse debido a que es un fenómeno más o menos reciente, pero el Dr. Nwokolo afirma que está interesado en estudiar los posibles efectos del terror en la educación, el empleo y la salud mental de aquellos que viven en áreas con altos niveles de terror.

La última parte de la tesis doctoral analiza las estrategias que utilizan familias que son víctimas al conflicto de los militantes Fulani para asegurar el consumo de alimentos. “Encontramos que aquellos hogares expuestos al conflicto experimentaron un 17% de reducción en su consumo de comida”, dice el Dr. Nwokolo. “Sin embargo, aquellos que son víctimas reciben remesas del exterior y guardan parte de ella y del dinero en grupos informales ante el futuro incierto que se les presenta”. El incremento del conflicto en Nigeria entre 2010 y 2016 se debe a la actividad de los tres grupos mencionados. En 2014 los militantes Fulani mataron a 847 personas, un 92% de los cuales eran civiles, y fueron listados como el cuarto grupo terrorista más peligroso del mundo por el Global Terrorism Index.

El tribunal que juzgó la tesis estaba formada por cinco prestigiosos expertos en la materia: el profesor Javier Gardeazabal de la Universidad del País Vasco; el profesor Christos Kollias de la Universidad de Thesally; el profesor Macartan Humphreys de Columbia University y WZB, Berlín; el profesor asociado Mirko Abbritti de la Universidad de Navarra y el profesor asociado Pedro Mendi, también de la Universidad de Navarra. El trabajo del Dr. Nwokolo mereció el reconocimiento del tribunal, que le otorgó una nota de sobresaliente.

Entradas recientes
Archivos